innate-agape
Podcast Polaquines - Descubriendo Polonia en Español
Escúchalo ahora

4 de mayo 8:15 am

El martes 4 de marzo de 2021 me desperté alrededor de las 8 de la mañana e hice mi rutina habitual: ignoré mi alarma durante 30 minutos, mi perro Tamal saltó a la cama para despertarme porque quería salir a caminar, abrí Facebook y Twitter para ver lo que me perdí mientras dormía.

Cuando estaba revisando las noticias, vi que sucedió algo en el metro de la Ciudad de México, un accidente fatal que se cobró la vida de 20 personas. Estaba bastante preocupado porque existía la posibilidad de que alguien que yo conocía pudiera haber estado usando el metro en ese momento, mi cabeza comenzó a imaginar muchas cosas. (Desde este lugar, envío un gran abrazo a todas aquellas personas que perdieron a un familiar o amigo en este fatal accidente).

Le envié el enlace a esta noticia a Karolina (mi esposa), y 30 segundos después ella me llamó. Al principio pensé que me estaba llamando para preguntarme si toda mi familia mexicana estaba bien. Cogí el teléfono y Karolina dijo: «David, no te asustes, pero se me rompió la fuente…». En ese momento, miles de pensamientos comenzaron a correr por mi cabeza…. Me imaginé esta situación en mi mente muchas veces, pero cuando finalmente sucedió, no tenía ni idea de que hacer.

Después de unos segundos, dije: “Dios mío, está bien, ¿qué hacemos? Dios mío, ¿estás bien? ¿te duele?…». El problema que teníamos en ese momento, o mejor dicho: los problemas que teníamos en ese momento eran los siguientes:

  • No esperábamos a nuestro bebé el 4 de mayo, la fecha prevista era el 9 de junio, por lo que fue una gran sorpresa.
  • Karolina no estaba en Varsovia, estaba en Łódź en la casa de su familia; quizás te preguntes: ¿Por qué diablos estaba tu esposa en una ciudad diferente con 8 meses de embarazo? Y esa es una pregunta justa, pero la mamá de Karolina estaba de vacaciones y alguien tenía que quedarse allí para cuidar a su perro, y Karolina solo quería algo de tiempo para sí misma antes de convertirse en mamá.
  • Yo estaba en un curso de tiempo completo de lunes a viernes, ¿el motivo? En marzo perdí mi trabajo debido a una reestructuración y decidí inscribirme en un curso para convertirme en programador … ¿cambiar de carrera en medio de una pandemia? … sí, probablemente no es el mejor momento, ¡pero me encantan los desafíos! Sin embargo, como esto significaba para mi cambiar completamente de carrera, necesitaba el 100% de mi cerebro en esto.

Volviendo a mi llamada con Karolina, cuando me tranquilicé, le pregunté qué pensaba hacer, si llamaba a una ambulancia o si podía ayudar desde otra ciudad. Karolina me dijo que su tía (que es doctora) venía a recogerla y llevarla al hospital. Cuando finalmente llegaron al hospital, después del primer chequeo le dijeron que no era nada tan grave y que lo más probable es que el bebé no nacería ese día, sino en unos días. Así que nuestro plan era que yo esa noche iría a Łódź para estar preparados para recibir a nuestro bebé.

Cuando escuché esto, me sentí un poco más tranquilo y estaba listo para mis clases que estaban por comenzar. Cada hora, le preguntaba a Karolina sobre su estado y todo parecía estar bien durante 3 horas.

embarazo Karolina
Karolina embarazada

4 de mayo 12:25 pm

Estaba en mi pausa para el almuerzo y Karolina me llamó. Ella me dijo que comenzó a tener contracciones, pero nuevamente los médicos le dijeron que no necesariamente tenía que preocuparse porque esas contracciones podían durar muchas horas. ¡Tenemos una amiga que recientemente tuvo a su bebé y estuvo de parto durante 33 horas! Entonces pensamos que experimentaríamos algo similar aquí.

Mi descanso para almorzar había terminado y regresé a mis clases.

4 de mayo 1:30 pm

Karolina volvió a llamarme una hora después, y me dijo: “David, trae tu trasero aquí ahora, ¡el bebé nacerá hoy! …” . Cuando escuché esto pensé: «Dios mío, voy a ser papá …». ¡Mi mente se quedó en blanco por unos segundos y me sentí tan feliz! ¡Karolina me estaba gritando que fuera ahora mismo! Entré en razón, le pedí que me enviara por mensaje la dirección del hospital porque si me lo hubiera dicho lo habría olvidado en segundos… todavía estoy lejos de dominar el polaco, y peor aún con este tipo de situaciones estresantes.

Interrumpí mi clase y le dije a mi profesor y compañeros de clase: «¡Lo siento chicos, necesito irme, voy a ser papá!» . Probablemente mis compañeros de clase pensaron que estaba bromeando al principio.

Colgué el teléfono y dije: ¡Oh, mierda! ¿Qué necesito llevar? . Llamé a mis padres en México y creo que los desperté porque serían alrededor de las 6:30 o 6:40 am en la Ciudad de México. Al principio, mis padres pensaron que sucedió algo malo, bueno, no era una noticia mala, pero ciertamente era una emergencia. Les dije a mis padres que el bebé nacería hoy, y necesitaba ayuda para saber qué cosas necesitaba llevar al hospital… ¡Tengo que admitir que no estaba listo!

Mi mamá me estaba leyendo como una lista de chequeo: ID, tarjeta de crédito, ropa, ropa para el bebé, ropa para Karolina, cargadores, etc. Colgué el teléfono, y 3 minutos después me volvió a llamar y me dijo: “David una más cosa, no olvides llevar a tu perro contigo” . Yo estaba como: “¡Oh, sí! ¡gracias por recordarme!» . El estrés que tenía en ese momento era el más alto que jamás había tenido. Finalmente logré empacar todo y mi perro Tamal y yo estábamos de camino a Łódź.

4 de mayo 3:30 pm

Tamal y yo llegamos a Łódź en la casa de mis suegros. Desempaqué todo, dejé a Tamal en la casa y me dirigí al hospital. Conducía bastante loco, como solía hacerlo en la Ciudad de México, pero por supuesto con todas las precauciones.

Siempre he dicho que cuando los polacos se quejan del tráfico, no tienen idea de lo que están diciendo. En la Ciudad de México, puedes experimentar mucho tráfico y quedar atrapado en tu automóvil durante horas. Cuando iba camino al hospital, juro que ese día Łódź se convirtió en Ciudad de México durante media hora, ¡el tráfico era una locura!

4 de mayo 4:05 pm

Después de los 35 minutos más largos de mi vida, finalmente llegué al hospital con el nombre más fácil de todos: Wojewódzki Specjalistyczny Szpital im. M. Pirogowa , Oddział Ginekologiczny. Estacioné mi coche y estaba corriendo hacia la entrada.

entrada-hospital-lodz
Entrada del Wojewódzki Specjalistyczny Szpital im. M. Pirogowa , Oddział Ginekologiczny

Mi pensamiento al principio era experimentar algo como en las películas: correr hacia la entrada, empujar las puertas y gritar: «¿Dónde está mi esposa?» luego correr a su habitación y ver el nacimiento de mi primer hijo… Este era mi pensamiento, pero debido a la pandemia global con la que estamos viviendo, este no fue el caso en lo absoluto.

Llegué a la entrada y me detuvo una enfermera (no sé si era enfermera o médico pero creo que era enfermera). Me preguntó qué quería y le dije que mi esposa estaba a punto de dar a luz a mi hijo. Me dio un cuestionario en polaco para llenar, y no sé cómo, pero entendí el 100% de ese documento, había muchas preguntas médicas, pero de alguna manera la parte de mi cerebro a cargo del idioma polaco estaba funcionando como una maquina perfecta.

Le entregué el documento a la enfermera y ella me dejó entrar, pero no tan rápido, por supuesto, ¡necesitaba hacerme una prueba de coronavirus y esperar los resultados! Dentro de mi cabeza estaba como :“¡Vamos gente! ¡Juro por Dios que si me pierdo el nacimiento de mi hijo, te arrancaré el corazón! » . Hice la prueba y estaba esperando los resultados en la entrada del hospital.

Edificio del hospital Wojewódzki Specjalistyczny Szpital im. M. Pirogowa , Oddział Ginekologiczny

El reloj corría, luego recibí un mensaje de Karolina que decía: “David, ¿estás en el hospital? Ahora estoy en trabajo de parto”. Le respondí algo así como: “¡No no no, espérame! Estoy abajo esperando la prueba del coronavirus. Si se sale el bebé, ¡vuelve a meterlo! » . Al parecer, mi bebé dijo: ¡Quiero salir ahora! ¡Listos o no, aquí voy!

Después de 10 largos minutos, los resultados volvieron y di negativo, por lo que esto significaba que podía ingresar al hospital y finalmente ir con Karolina. El hospital me dió ropa completa que incluía máscara, guantes, gorro, etc. Parecía un médico en camino a realizar una cirugía.

Este hospital era muy antiguo, creo que esto es típico de la mayoría de los hospitales públicos polacos, me recordó cuando me rompí la rodilla jugando al fútbol y tuve que ir a urgencias para arreglarlo.

De todos modos, volviendo al tema importante aquí. Karolina estaba en el cuarto piso, así que tendría que tomar el ascensor, pero este ascensor era uno de los más antiguos que he visto, para ser completamente honesto, fue bastante aterrador entrar porque en mi mente estaba pensando que se iba a descomponer en cualquier segundo. De todos modos, llegué al cuarto piso, ¡pero ahora necesitaba la autorización de un médico para dejarme entrar! Solo estaba planeando ir con mi esposa y mi bebé, ¡no planeaba ingresar al Pentágono!

4 de mayo 4:50 pm

El doctor finalmente llegó al piso y me dejó entrar, corrí a la habitación y Karolina estaba parada haciendo algunos movimientos, parecía como si estuviera bailando. Había algunas personas allí: Karolina, médicos, enfermeras. Corrí y tomé la mano de Karolina. Estaba extremadamente nervioso, nunca sentí algo así.

Estaba hablando con Karolina, tratando de ayudarla o consolarla. Tres minutos después, los médicos dijeron: «¡Karolina, acuéstate, es hora!». Yo estaba asustado, nervioso, feliz… todas las cosas que leí sobre este momento ni siquiera se acercaban a lo que estaba sintiendo. Los médicos le dijeron a Karolina: «¡Puja, puja, puja…!»

4 de mayo 4:58 pm

Karolina estaba haciendo un gran esfuerzo, por unos segundos pensé que era bueno que los hombres no pudieran quedar embarazados, ¡y exactamente a las 4:58 pm nació nuestro bebé! ¡Yo estaba en shock! ¡No podía creer que me convertí en papá! Quiero decir, 12 horas antes, ¡esta situación nunca me pasó por la cabeza para estar sucediendo 12 horas después! – “ Si quieres hacer reír a Dios, cuéntale tus planes”.

Cuando salió el bebé, ¡me asusté mucho! El bebé no se movía y no hacía ningún sonido, luego escuché que las enfermeras decían algo en polaco, yo estaba girando mi cabeza de un lado a otro preguntando qué estaba pasando! ¡Después de 20 segundos, el bebé comenzó a llorar por primera vez! ¡Mis ojos se llenaron de lágrimas! ¡Estaba sucediendo el momento más asombroso de toda mi vida! Los médicos dijeron que todo estaba perfecto, pusieron al bebé en el pecho de Karolina y yo estaba ahí con miedo de tocarlo porque no quería romperlo.

Decidimos que su nombre sería: Nicolas . Medía 51 cm y pesaba 2,52 kg.

Nicolas Huerta Każmierski

El doctor me dio unas tijeras mediales y me dijo que me cortara el cordón umbilical, yo estaba como: “¿Disculpe…?» . Estaba muy nervioso y casi corté algo diferente, pero me las arreglé para hacerlo. 

Karolina y yo estuvimos allí, abrazándonos y mirando a nuestro bebé durante dos mágicos minutos. Pasado ese tiempo, la enfermera lo llevó a hacerle unas pruebas. Los médicos y enfermeras se fueron y yo me quedé con Karolina hablando y riendo de lo loco que había sido ese 4 de mayo.

Me quedé con mi bebé solo dos minutos , esos minutos pasaron extremadamente rápido, solo quería detener el tiempo para estar con él. Afortunadamente, uno de los médicos tomó fotografías del bebé, ¡así que tenemos un lindo recuerdo de ese momento!

Me permitieron quedarme en el hospital solo dos horas, todo a causa de esta pandemia. ¡La peor parte fue que no se me permitió volver en ningún otro día! ¡No lo podía creer! Pero entiendo el riesgo de dejar entrar a mucha gente con todos estos bebés recién nacidos.

karolina-chido-hospital-min
Karolina y yo después de que nació nuestro bebé

Las dos semanas más largas

Después de que me echaron del hospital, regresé a casa y comencé a llamar a mis padres, parientes y amigos para darles las buenas noticias.

Durante las siguientes dos semanas estuve hablando con Karolina todos los días, ella me envió fotos diarias de mi pequeño Nicolás, y yo solo estaba mirando mi teléfono mirando su carita.

Karolina y Nicolas en el hospital

La razón por la que Nicolás tuvo que quedarse en el hospital es porque nació un mes antes de su fecha planeada, por lo que esto significaría que era un bebé prematuro y necesitaba pasar unos días en una incubadora.

Karolina también necesitaba quedarse allí porque primero necesitaba recuperarse y luego porque tenía la oportunidad de quedarse en el hospital con Nicolas todo el tiempo que quisiera. Karolina me dijo que algunas mamás preferirían salir del hospital y volver cada dos días a visitar a sus bebés, pero ambas coincidimos en que ella necesitaba quedarse allí para que nuestro pequeño Nicolás no se sintiera solo.

Karolina y Nicolas en el hospital

17 de mayo 6:00 pm

13 días después de recibir el mejor regalo de todos los tiempos, Karolina me llamó y me dijo que era hora de que se fueran a casa. ¡Estaba saltando y bailando! ¡Finalmente podría pasar tiempo con Karolina y mi bebé!

Llegué al hospital y estaba muy ansioso, llegué a la entrada, y por supuesto no me dejaron entrar, pero como pude, logré ver a Karolina a través del cristal, ¡estaba muy feliz! Habían pasado casi dos semanas desde que la vi en persona. Estábamos tan cerca pero tan lejos al mismo tiempo. Un miembro del personal del hospital me dio todas las maletas y el equipaje que tenía Karolina. Corrí hacia el auto y dejé todo allí. Regresé a la entrada y estaban allí, ¡Karolina llevaba a mi bebé Nicolás! ¡Karolina me dio a Nicolas y estaba tan emocionado! Empecé a hablar con él en español, ¡fue increíble!

Yo estaba manejando de regreso a casa, y era la primera vez en mi vida que conducía con tanta calma, y ​​estaba extremadamente alerta con cada automóvil que estaba cerca. Estaba bastante nervioso por conducir mal y despertar a Nicolas. En un momento le dije a Karolina: “La forma en que conduzco ahora me recuerda cuando tuve que conducir de regreso a México con una gran olla de pozole. Si conducía demasiado rápido mi mamá me daba un golpe por derramar el pozole ” .

Hoy, 17 de mayo, es mi primer día con Nicolás, finalmente tuve la oportunidad de pasar más de dos minutos con él. Las próximas semanas serán probablemente las más intensas con este curso que estoy haciendo, con mi nuevo bebé y básicamente con todo lo que necesito aprender para ser el mejor papá posible.

Mi familia polaco-mexicana (de izquierda a derecha: Tamal, Karolina, Nicolás y yo)

¡Y esto amigos, fue la historia de cómo llegó Nicolás a este mundo! ¡Les mantendré informado de todas nuestras aventuras!

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Author

Blogger mexicano viviendo en Polonia

Write A Comment