Querido México:

Mi nombre es David Huerta, nací en la Ciudad de México en 1990 y pasé más de 20 años viviendo en esa extraordinaria y mágica ciudad. Ahora por razones del destino me encuentro del otro lado del mundo, pero siempre orgulloso de poder decir que soy mexicano.

Hace 2 semanas, el 7 de septiembre, México sufrió uno de los sismos de mayor intensidad en la historia de nuestro bello país (8.1 grados), diversos estados en la república se vieron muy afectados y lamentablemente hubo decenas de pérdidas humanas. Tan pronto me enteré de esa noticia, llamé a mis padres que residen en México y me informaron que afortunadamente todo estaba bien con ellos y que solo había sido el susto.

Después de este sismo, estaba viendo constantemente las noticias para saber los daños que este desastre natural había dejado a su paso. Sorprendentemente, vi que la Ciudad de México resistió este sismo, no hubo daños materiales o víctimas humanas en la capital del país, y por varios días pensé que la Ciudad de México, una de las ciudades con mayor población el mundo, era indestructible.

Los días pasaron, llegó la fiesta para celebrar nuestra Independencia de México. Este año me tocó celebrarlo en Varsovia, Polonia. La embajada de México organizó un evento donde toda la comunidad mexicana que reside en este país europeo se pudo reunir para celebrar con orgullo lo glorioso que es ser mexicano. Durante la celebración, el embajador de México recordó a las víctimas que perdieron la vida, sus hogares, familiares o amigos. Guardamos un minuto de silencio todos los presentes en esa celebración para recordar a nuestros compatriotas que se nos adelantaron.

El día martes de esta semana, el 19 de septiembre, mientras estaba en mi casa en la ciudad de Varsovia, empecé a ver algunas noticias en redes sociales sobre un fuerte sismo en México (7.1 grados).  Inmediatamente intenté contactar a mis padres por WhatsApp o Facebook, pero al principio no era posible comunicarse con ellos. Solamente pasaron algunos minutos, pero sentía que ya habían pasado horas y aunque no quise empecé a pensar lo peor, me empecé a preguntar si mis familiares o amigos más cercanos se encontraban con vida. Afortunadamente, el mensaje de mis padres llegó y fue un alivio en el alma para mí el saber que se encontraban a salvo.

Pasaron los minutos, los rumores y flujos de información en las redes sociales se incrementaba pero de la peor manera posible. Empezaron a circular videos de algunos edificios y escuelas primarias que se derrumbaron completamente debido a este fuerte terremoto. Cuando mis ojos vieron eso me quedé paralizado ya que no podía creer lo que estaba pasando en mi hermosa ciudad. Ese pensamiento que tenía algunos días atrás sobre que la Ciudad de México era indestructible, había quedado en el olvido. Ese monstruo llamado Ciudad de México había sido herido nuevamente por un terremoto tal y como sucedió el mismo día hace 32 años, el 19 de Septiembre de 1985, la cuál ha sido la peor tragedia natural que ha vivido nuestro país.

Uno de los precios que tenemos que pagar al vivir en México es tener que lidiar con los sismos. Recuerdo que cuando vivía en México viví algunos sismos fuertes que en verdad me llenaban de miedo, pero jamás había visto algo parecido como lo que se vivió este pasado martes en mi país y en mi ciudad. Cuando era más joven, mi padre siempre me contaba como había vivido el terremoto del 85, me contaba como en las calles si la gente intentaba caminar simplemente se desplomaba ya que la intensidad de ese terremoto era tan fuerte que era imposible caminar. Ese desastre natural dejó una cantidad de daños materiales y pérdidas humanas que es difícil de creer si no lo viviste en persona.

Este 19 de Septiembre de 2017 al ver todas esas fotografías, videos y mensajes de apoyo en México sentí que no podía respirar. Era imposible apartarme de mi computadora ya que mi país y mi gente mexicana estaba sufriendo como jamás yo lo había visto. Estando a más de 10,000 Km de casa sentía un sentimiento de impotencia ya que no podía estar ahí en ese momento apoyando a mi gente. No puedo ni imaginar el dolor que vivieron todos mis hermanos mexicanos al ver como los edificios donde pasaron su infancia, donde estudiaron o donde trabajaron en cuestión de minutos estaban completamente destrozados.

Yo, estando en Polonia, sentí un dolor en el pecho como jamás lo había sentido. Me costaba trabajo respirar, el miedo y pánico se apoderaban de mí y honestamente no pude contener las lágrimas al ver al país que me ha dado todo, absolutamente todo,  estaba sufriendo como nunca lo había visto.

Una de las frases más comunes que identifican a nuestro país es: Como México no hay dos. Y después de ver como la gente mexicana reaccionó minutos después de la catástrofe me hizo entender perfectamente esa frase. Sus acciones de todos ustedes – civiles, soldados, marinos, ingenieros, oficinistas, estudiantes, doctores, enfermeras, albañiles, cocineros, amas de casa y más – me ENORGULLECEN como mexicano. Jamás en mis 26 años de vida había visto tanta unión entre nosotros, nos olvidamos inmediatamente de estatutos sociales y de problemas entre nosotros. Fue como si dentro de sus almas, tuvieran un botón que se activó para ayudar sus hermanos mexicanos.

No tengo suficientes palabras para describir lo orgulloso que me siento cada vez que veo alguna fotografía o video de alguno de ustedes al ayudar a remover escombros, al ver que donan un litro de agua, al ver que alimentan a los rescatistas, al darle un taco a algún desconocido sin esperar nada a cambio, al salvar a todos los seres vivos posibles, eso es sumamente reconfortante para mí al saber que en mi amado México hay verdaderos héroes, y estoy seguro que cada uno de los mexicanos que vivimos lejos de nuestro país se siente de la misma manera.

Ustedes hermanos mexicanos me han hecho sentir más que nunca que ser mexicano es lo mejor que pudo pasar en mi vida. Cada uno de ustedes es una persona admirable, y honestamente quisiera poder ir a México ahora mismo y darle las gracias personalmente a cada uno de ustedes que están apoyando a nuestra querida gente mexicana que está en problemas.

Muchas gracias mexicanos por hacer esto y cuidar de nuestro hogar mientras algunos estamos lejos de casa. Al ver estas acciones tan humanas desinteresadas me da seguridad que podemos crear el México que todos queremos si es que nos unimos ante la adversidad.

Muchas gracias mexicano y mexicana. Muchas gracias México por darnos todo, puedes saber que cada hijo tuyo siempre estará ahí para protegernos entre nosotros y salir de cualquier adversidad.

Salgamos adelante como siempre lo hacemos hermanos mexicanos. ¡México me enorgulleces!.

David Huerta – ciudadano mexicano

earthquake mexico


Si te encuentras en el extranjero y quieres apoyar a México con alguna donación puedes hacerlo directamente en los siguientes sitios web:

¡Muchas gracias! ¡Fuerza México!

logo chido

Subscribe To My Newsletter

Join my mailing list to receive the latest articles about Poland and Mexico.

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Shares
Share This